La Zanja, 30 mil muertos por un canal: Historia sangrienta y novelada de la construcción del Canal de Panamá por Homero Boscán

Titulo del libro : La Zanja, 30 mil muertos por un canal: Historia sangrienta y novelada de la construcción del Canal de Panamá
Autor : Homero Boscán
La Zanja, 30 mil muertos por un canal: Historia sangrienta y novelada de la construcción del Canal de Panamá por Homero Boscán

Obtenga el libro de La Zanja, 30 mil muertos por un canal: Historia sangrienta y novelada de la construcción del Canal de Panamá de Homero Boscán en formato PDF o EPUB. Puedes leer cualquier libro en línea o guardarlo en tus dispositivos. Cualquier libro está disponible para descargar sin necesidad de gastar dinero.

Homero Boscán con La Zanja, 30 mil muertos por un canal: Historia sangrienta y novelada de la construcción del Canal de Panamá

Reseña del editor Más de mil cadáveres esparcidos por la charca (depósito) que hacía las veces de cementerio. No importa. Antillanos, franceses, colombianos, chinos, negros, mulatos, indios, estaban bien muertos en el barro. Sembrados en aquel improvisado camposanto. En aquellas tumbas o promontorios de barro que el agua se llevaba fácilmente. Con una que otra cruz de madera. Fulano de tal, 1.855-1.883; Mao Siu Him, 1.885; Coco Mena, 1.886. No importa. Era un sepulcro infernal en medio de la selva. Acechado por buitres y fieras. No Importa. Murieron por fiebre amarilla, malaria, paludismo, devorados por cocodrilos o jaguares, picados por alimañas o serpientes, golpeados por rocas, degollados por los cables de las grúas, destrozados por dinamita, tapiados por derrumbes,, ahogados en aguaceros o crecientes, aplastados por carruajes, tiroteados por nacionalistas, maltratados por capataces. Perecieron por tristeza o desesperación. No importa. Ya sumaban treinta mil muertos en la selva infernal que separaba a dos océanos. No importa. La Zanja debe continuar. El hueco avanzaba y dejaba a los lados un buen montón de calamidades. De desechos humanos. De crímenes ecológicos. Era un surco de tragedia. Algunos se atrevían a identificarlo como El Canal. Otros lo mentaban La Zanja. Menos mal que los muertos no opinaban, porque de seguro lo llamarían La Tumba. Alfredo Leplank era un sobreviviente. En muchos años La Zanja no había podido tragárselo...

Los más vendidos Libros